martes, 2 de agosto de 2016

Las Misteriosas Huellas Con Seis Dedos De Los Indios Pueblo Del Cañón Del Chaco


Los antiguos indios Pueblo del cañón del Chaco, situado en lo que hoy es Nuevo México, decoraban sus viviendas con huellas de manos y pies en las que, curiosamente, se observan seis dedos. Aunque se desconoce la razón exacta por la cual estas imágenes aparecen representadas en los hogares de los Pueblo del cañón del Chaco, los investigadores han sugerido que un dedo de más, tanto en pies como en manos, habría hecho de su poseedor un miembro más importante y respetado de aquella sociedad.

Según National Geographic, los investigadores ya conocían desde hacía años casos de polidactilia (‘muchos dedos’) entre los individuos de la cultura Pueblo. También se han encontrado diversos restos óseos pertenecientes a esta cultura que presentan extremidades con dedos de más, tanto en manos como en pies.

El equipo de investigadores, encabezado por la antropóloga Patricia Crown de la Universidad de Nuevo México, ha llevado a cabo el estudio, intrigado en un principio por la evidencia de que en algunas tribus precolombinas, como los mayas, se atribuían poderes divinos a los polidáctilos.

No obstante, según el reciente estudio, la cultura Pueblo no consideraba seres sobrenaturales a los individuos con seis dedos en los pies, como sí hacían los mayas, pero de hecho esta forma de polidactilia sí que aseguraba a quien la presentaba un estatus privilegiado, tanto en vida como después de la muerte. Los investigadores sostienen que los individuos de la antigua cultura Pueblo con seis dedos en los pies aparecen asociados habitualmente con importantes estructuras rituales, y eran enterrados con valiosos objetos, hechos de turquesa, por ejemplo.


Los investigadores también han intentado determinar la frecuencia de la polidactilia entre los indios Pueblo. Para ello, han analizado 96 esqueletos hallados en el yacimiento de Pueblo Bonito, la mayor de las Grandes Casas del cañón del Chaco. Dentro de este conjunto de restos óseos, se logró identificar tres individuos con un sexto dedo en el pie derecho, lo que equivale a un 3,1% de la muestra.

Pueblo Bonito, la mayor de las ‘Grandes Casas’ del cañón del Chaco, Nuevo México. (Public Domain)
Pueblo Bonito, la mayor de las ‘Grandes Casas’ del cañón del Chaco, Nuevo México.  

Los investigadores identificaron además varias huellas de manos y pies marcadas sobre el revestimiento de paredes y suelos en todas las Grandes Casas. Además, se han hallado abundantes sandalias, piedras con forma de sandalia e imágenes de sandalias, todas ellas incluyendo la evidencia de un elemento destinado a acomodar a un sexto dedo. Las huellas de pies y manos con seis dedos eran claramente símbolos de honor para esta sociedad, y es posible que también tuvieran algún significado ritual.

“Lo importante de este estudio es el énfasis que ponen sus autores en símbolos y significados. Haciendo uso de la biología, el arte, la arquitectura y la distribución espacial […] han logrado construir un sólido cuerpo de evidencia donde apenas contábamos con algunas intrigantes pistas hasta ahora.” comenta al respecto Kelley Hays-Gilpin, antropóloga de la Universidad del Norte de Arizona.

Huellas de pies con seis dedos grabadas sobre la piedra en las cercanías de Pueblo Bonito, cañón del Chaco, Nuevo México. Fotografía: Peter Faris (1994)
Huellas de pies con seis dedos grabadas sobre la piedra en las cercanías de Pueblo Bonito, cañón del Chaco, Nuevo México. 

Los investigadores aún no se explican por qué la incidencia de la polidactilia era más elevada entre los pobladores del cañón del Chaco que en otras tribus. Tampoco está claro si el índice de polidactilia detectado en los restos óseos de Pueblo Bonito es plenamente representantivo del conjunto de la población de la época. En consecuencia, las investigaciones continuarán en el futuro.

La cultura prehistórica de los Pueblo dominaba los elevados desiertos del cañón del Chaco hace unos 1.000 años. Aún a día de hoy, los Pueblo siguen siendo considerados una cultura muy misteriosa. Como escribía acerca de ellos April Holloway en Ancient Origins:
“Durante más de 2.000 años, los antiguos Pueblo ocuparon una vasta región del sudoeste de los Estados Unidos. El cañón del Chaco, uno de los centros principales de la ancestral cultura Pueblo entre los años 850 d. C. y 1250 d. C., era un importante núcleo de actividad ceremonial, comercial y política de la región de Four Corners en la prehistoria.


Los Pueblo extraían bloques de piedra arenisca y transportaban grandes troncos desde largas distancias, construyendo quince importantes complejos considerados los edificios de mayor tamaño de Norteamérica hasta el siglo XIX. Estos grandes edificios de varias alturas orientados a direcciones solares, lunares y cardinales, el alto nivel de organización social comunitaria y su comercio de largo alcance, dan lugar en conjunto a una visión cultural sin parangón en todo el país, ni antes ni después. Sin embargo, esta civilización colapsó en el siglo XIII, cuando estos centros urbanos fueron misteriosamente abandonados para no revivir nunca más.

Chetro Ketl, una de las Grandes Casas de los Pueblo, se encuentra en el yacimiento arqueológico del Parque Histórico Nacional de la Cultura Chaco, Nuevo México (Public Domain)
Chetro Ketl, una de las Grandes Casas de los Pueblo, se encuentra en el yacimiento arqueológico del Parque Histórico Nacional de la Cultura Chaco, Nuevo México
La teoría oficial, sostenida durante largo tiempo, es que el hundimiento de la cultura del cañón del Chaco se produjo a causa de la deficiente explotación del terreno y la deforestación que tuvo lugar al construir las ciudades. Este hecho es citado con frecuencia por ecologistas, entre otros, como ejemplo y advertencia de cómo la sociedad humana hace uso de prácticas no sostenibles de explotación del terreno. Sin embargo, recientes investigaciones publicadas enProceedings of the National Academy of Sciences (‘Actas de la Academia Nacional de Ciencias’) han puesto en tela de juicio este punto de vista.
Según un artículo publicado en Popular Archaeology (‘Arqueología Popular’), un estudio realizado por científicos del Departamento de Antropología de la Universidad de Nuevo México, demuestra que no existen pruebas evidentes que confirmen la teoría de que los antiguos Pueblo, que construyeron pueblos y ciudades muy avanzados, sencillamente sobreexplotaron sus recursos.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario